top of page

La Tercia del Boicot: Fermín Espinosa "Armillita Chico"

Actualizado: 14 ene

El Boicot del Miedo fue resultado de una huelga impulsada por el matador Marcial Lalanda quien se negó a torear con el maestro Fermín Espinosa "Armillita Chico" quien en 1936 era el torero puntero del escalafón de mexicanos en España, le seguían en fama Lorenzo Garza, El Soldado y Carnicerito, entre los novilleros se encontraba Silverio Pérez, sin duda una baraja importantísima que colocó a la torería mexicana en el mismo nivel que la española con el sello charro. Sin embargo los toreros españoles en un ánimo beligerante propio de la época, presionaron hasta conseguir que todos los mexicanos regresaran a México, pues se prohibieron sus actuaciones. Años después de la Guerra Civil y a casi 8 del suceso, don Antonio Algara gerente del Toreo de la Condesa, logró recomponer la penosa prohibición. -Gabriela Guevara-



A mis 23 años y como buen aficionado a la fiesta de los toros es más que obvio que en algún momento de mi andar taurino; he escuchado hablar de la dinastía de los “Armillita”. No obstante, al único que he visto torear en persona es a Fermín Espinosa “Armillita IV”, el cual salió en hombros después de cortar una oreja en cada toro, una noche fría del 29 de marzo del 2019 junto con Eduardo Gallo y Arturo Macías “El Cejas” en la Plaza de Toros “El Relicario” en la ciudad de Puebla, Pue. Ahora mi gusto por la tauromaquia me lleva a indagar más acerca de, no solo un torero reconocido sino el comienzo de una de las dinastías más importantes de México y el mundo.

Fermín Espinosa Saucedo, mejor conocido como Fermín Espinosa “Armillita” o “el Maestro de Saltillo” Nació en Saltillo, Coahuila el 3 de mayo de 1911. Sus padres fueron Fermín Espinosa Orozco y María Saucedo Flores. Su padre fue banderillero y subalterno, todos lo conocían como “El Campanero”, sin embargo, prefirieron llamarlo Armillita debido a su gran parecido con el español Esteban Argüelles. Para distinguirlo de su padre le agregaron al mote de “Armillita Chico”. Cabe resaltar que el apodo fue utilizado por varios miembros de su familia.


Su debut fue a la edad de 13 años en el Toreo de la Condesa de la Ciudad de Mexico el 1 de agosto de 1924, lidiando un becerro al cual le cortó las orejas y rabo. Eso le valió para llevar el apodo de “El Niño Sabio del Toreo”. Dos años después, el 21 de Marzo de 1926 se despidió como becerrista y no fue hasta el 18 de julio de ese mismo año que debutó como novillero ahí mismo, en el Toreo de la Condesa, alternando con Julián Pastor y Edmundo Maldonado.


El 13 de octubre de 1927 tomó la alternativa como matador de toros, de la mano de Antonio Posada y Pepe Ortiz, con el toro ‘Maromero’. Como resultado de haber tomado la alternativa a los 16 años se convirtió, hasta ese momento, en el toreo más joven de la historia de la Tauromaquia en México. La Monumental de Barcelona fue testigo el 25 de marzo de 1928 de su toma de alternativa en España con el toro Bailador. El encargado de darle la alternativa fue su propio hermano el matador Juan Espinosa “Armillita” acompañado de Vicente Barrera. El 10 de mayo ese mismo año, confirmó en la plaza de Madrid con el toro Gaditano, en ese entonces su padrino para la confirmación en Madrid fue Manuel Jiménez “Chicuelo” y el testigo Francisco Vega de los Reyes “Gitanillo de Triana”.


Regresando a México Armillita Chico fue ganador de la oreja de Oro en 1928, 1932 y 1937. Una de sus tardes más memorables fue la del 20 de Diciembre de 1936, en donde se presentó en el toreo de la Condesa, dicha tarde es muy recodada porque cortó 6 orejas, 2 rabos y 1 pata a los toros de la ganadería de San Mateo.


El 26 de julio de 1934 alternó con Marcial Lalanda y Juan Belmonte en Barcelona en una corrida considerada como una de las más memorables en la historia del toreo; esa tarde Lalanda y Belmonte cortaron las patas a sus toros. “Armillita Chico” hizo una gran faena al toro Clavelito, la cual le valió recibir orejas, rabo, las cuatro patas y las criadillas.


Para indagar más sobre este suceso se puede revisar el libro del maestro Paco Malgesto llamado “‘Armillita’, Maestro de Maestros, 100 Años de Dinastía Taurina”, cuya primera edición se hiciera en 1949. Ahí se narra:


"El ‘Terremoto de Triana’ dio la vuelta al ruedo en su primer toro. Marcial, con el segundo, de tal manera estuvo grandioso, que le dieron las orejas, el rabo y una pata. ‘Armillita’, en el tercero, únicamente cortó una oreja. Belmonte y Marcial estuvieron bien a secas en los dos toros siguientes.


Y salió el sexto, ‘Clavelito’, negro, bien puesto de pitones; con un peso aproximado en unos 460 kilos. Fermín entonces los toreó superiormente por verónicas y luego le hizo un gran quite por tapatías. Belmonte hizo el suyo con lances naturales, estupendos y, Marcial, en su turno, armó un escándalo con verónicas de rodillas. ‘Armillita’ aprovechó un cuarto de puyazo para hacer un cuarto quite, por faroles. La plaza entera estaba como loca. Colgó Fermín tres buenos pares de banderillas. Luego por alto, sin estrecharse, dio algunos muletazos de tanteo y en cuanto tuvo bien medida la arrancada de ‘Clavelito’ se puso la muleta en la mano izquierda.


Allí comenzó a ver el público barcelonés una faena que había de hacer historia. Ligó Fermín 12 pases naturales de estupenda factura, templando y aguantando a un gran toro, que de puro bravo se comía la muleta. Cuando el toro estaba ‘borracho’ de seguir el trapo rojo que Fermín flameaba ante él, en aquella docena de pases purísimos, el maestro de Saltillo remató la prolongada serie con el clásico y torero pase de pecho. Ahora, a torear con la derecha: seis pases en redondo, suaves, tersos, llevando al toro bien centrado en el engaño y como queriendo demostrar que se lo podía pasar por los dos lados.


“Armillita Chico” hizo una gran faena al toro Clavelito, la cual le valió recibir orejas, rabo, las cuatro patas y las criadillas.

El toro pedía más y Fermín volvió a ponerse la muleta en la zurda para dar otros cinco naturales soberbios, a los que siguió otra tanda de media docena de derechazos. ¡Jamás el público de Barcelona había visto torear tanto y tan bien! Otra vez la muleta a la izquierda y más naturales… ¡qué gran toro y torero! Luego, ya para buscar la igualada, algunos adornos, cuya culminación fue la creación de Fermín, algo que fue como poner la marca de la casa o la cereza en el helado: el molinete de rodillas.


Y después, el estoconazo que mató sin puntilla. Fermín había borrado todo lo hecho por sus alternantes, que no eran dos ‘chalados’, que eran dos cumbres de la torería y uno de los cuales había cortado ya una pata.


Para establecer bien la magnitud del triunfo de Fermín en comparación con el de Marcial, el público catalán exigió para ‘Armillita’ las dos orejas, el rabo, una pata, la otra, la tercera, la cuarta y como esas eran todas las patas, todavía le cortaron algo más, que fue entregado en el ruedo y en pleno delirio de la concurrencia a Fermín, para que esa noche comiera un guiso de criadillas de toro bravo. ¡Nunca se le habían cortado tantas cosas a un toro!”.


Vaya entonces este emotivo recuerdo a la faena del maestro Fermín Espinosa “Armillita Chico” al toro “Clavelito” de don Vicente Martínez, en el coso de Barcelona, hace 86 años. La más premiada en la historia del toreo mundial.


Sus triunfos fueron muy frecuentes, a tal grado que se originó el rompimiento del convenio entre los toreros españoles y mexicanos, también llamado Boicot del Miedo. Se le consideró un “Mandón de la Fiesta”, pues se dice que controlaba la elección de los carteles de presentación de treinta y siete toreros.



En toda su vida toreó 838 corridas de las cuales 338 fueron en España. Sólo recibió dos puntazos y algunas volteretas, pero la única cornada que sufrió fue la del 20 de Noviembre de 1944 en San Luis Potosí. Otra de sus aportaciones a la Tauromaquia fue la suerte con el capote denominada “Saltillera”. Lamentablemente falleció en la Ciudad de México el 5 de septiembre de 1978, a causa de una peritonitis aguda. El compositor Agustín Lara le compuso un paso doble titulado Fermín. Es paso doble también ha sido interpretado por grandes figuras como Javier Solís y Placido Domingo.


Una vez retirado se trasladó al estado de Aguascalientes en México y fue en la hacienda del Chichimeco donde crió toros de lidia e impulsó la carrera taurina de sus hijos Fermín y Miguel Espinosa Menéndez.


DATOS CURIOSOS

  • La plaza de toros de Jalostotitlán en Jalisco fue bautizada con su nombre.

  • El escritor español José Carlos Arévalo lo nombró el Mejor torero del mundo.

  • En la plaza de San Francisco de Saltillo se erigió una estatua en su honor.

  • Ganó la Oreja de Oro en 1928, 1932 y 1937.

  • Únicamente recibió una cornada en toda su vida, los demás incidentes fueron volteretas y algunos puntazos.

  • En total actuó en 838 corridas.




Nota de la Editora: este artículo es parte del año 0, número 4 de la revista #PueblaEsTaurina que puedes leer completa en el simulador, dando clic aquí o si prefieres ¡descárgala!

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page