top of page

Manolete... Manuel Rodríguez "El IV Califa"

Manuel Rodríguez Sánchez nació en la casa 2-A de la calle Torres Cabrera, Barrio de la Merced, en la ciudad de Córdoba un miércoles 4 de julio de 1917; sus padres fueron el matador de toros Manuel Rodríguez Sánchez (conocido con igual mote) y su madre, la señora Angustias Sánchez; su padre muere cuando Manolete tenía tan solo 5 años de edad, casándose nuevamente su madre con Lagartijo Chico.



Con sólo dos años de edad, enferma de pulmonía y afortunadamente logra sanar a los pocos días. Años después, es su amigo Domingo Roca, avecindado en el mismo barrio quien le dice a Manolete que lo llevará a probarse para ver si tiene las aptitudes necesarias para ser torero, siendo en la finca “Lobatón” en Córdoba donde da sus primeros capotazos, llamando la atención de los ahí presentes.


Torea por vez primera en Cabra, Córdoba, un domingo de resurrección de 1931, alternando con su primo Bebe Chico y con Juanita Cruz; debuta como novillero un 12 de agosto de 1933 en corrida nocturna, alternando en esa ocasión con Bienvenido Sánchez y Antonio Flores; el 1 de mayo debuta con picadores en Fetuan de las Victorias, Madrid, alternando con Liborio Ruiz y Silverio Pérez, quien años más tarde le confirmaría el doctorado.


Recibió la alternativa un 2 de julio de 1939 a los 22 años de edad y la recibió de manos de Rafael Jiménez Chicuelo en Sevilla, siendo confirmado ese mismo año por Marcial Lalanda en Madrid.


En 1940 logra torear 50 corridas, siendo 4 de éstas en Madrid, para posteriormente torear 58 corridas en 1941, 72 en 1942 y 74 en 1943, siendo sus mayores triunfos en Madrid los del 29 de mayo, 2 de junio y el 15 de julio.


Se presenta por primera vez en México un 9 de diciembre lidiando un encierro de la ganadería de Torrecilla, para después torear varias tardes en Colombia, Venezuela y Perú entre 1945 y 1946.


En la mencionada presentación del 9 de diciembre, debuta en la Plaza de Toros “El Toreo” en la Ciudad de México para confirmar su doctorado de manos del diestro Silverio Pérez con Eduardo Solórzano atestiguando la ceremonia, misma que causo gran algarabía, eran miles de personas las que abarrotaban el viejo coso, algo difícil de creer, pues ver torear a ese gran torero, era algo que causaba cierta duda entre una parte de la afición taurina.


Es el cuarto califa del toreo, considerado uno de los mas grandes toreros de todos los tiempos; tan solo unas décadas antes José Gómez “Joselito” y Juan Belmonte, habían ya revolucionado el toreo, con la estética de José y el dominio de los terrenos de Juan, elementos que fueron una sólida base para la tauromaquia de Manolete.


Manuel Rodríguez ya tenía esa ascendencia taurina y trágica, puesto que ya poseía un lugar muy especial en la historia de la tauromaquia; su tío abuelo “Pepete” también habría de morir a causa de Jocinero, primer Miura de la que sería una larga leyenda catastrófica.


Profundamente enamorado de la actriz Antonia Bronchalo Lopesino “Lupe Sino”, vivió una muy apasionada y prohibida historia de amor, pues Doña Angustias, la madre de Manolete siempre se interpuso en el amorío, ya que Lupe no era bien vista en el círculo social y taurino de aquella época.


Finalmente, fue un 18 de agosto de 1947 cuando un toro de la legendaria ganadería de Miura llamado “Islero” le arrebataría la vida a Manolete de una certera cornada en la femoral; convirtiéndolo así en leyenda, en mito y en fuente de inspiración de toreros, pintores, escultores y poetas.


Murió matando y mató muriendo…




Nota de la Editora: este artículo es parte del año 0, número 5 de la revista #PueblaEsTaurina que puedes leer completa en el simulador, dando clic aquí o si prefieres ¡descárgala!

22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page