Si pudieran viajar en el tiempo, ¿qué le dirían al niño taurino que fueron?

Actualizado: 20 may

Cuando somos niños el tiempo se percibe de otra forma, languidece y pareciera que duraron más aquellas tardes de toros con la familia. Jugábamos al toro y nos emocionaba saber que podríamos ser toreros. Cuántos de nosotros no tomábamos cualquier objeto y trapo para hacernos un ayudado y una muleta... alguna vez mientras me enseñaban a tejer con agujas, las tomé de banderillas y me salí a jugar... mi primo entre enojo y llanto les contó a mis tías y a mi mamá mi hazaña de clavárselas... me había asomado al balcón pero me costó las clases de tejido y que mi primo ya no quisiera ser otra vez el toro, pero qué torerita me sentí!!


En la Peña #PueblaEsTaurina hicimos un pequeño ejercicio... si es que pudiéramos viajar en el tiempo, ¿qué le diríamos al niño taurino que fuimos? ¿Ustedes qué le dirían este 30 de abril?


Las respuestas se las compartiré, no sin antes advertirles que hemos dejado nuestro corazón en ellas y que todos los miembros de la Peña estamos profundamente agradecidos con nuestra afición porque a través de ella, hemos aprendido a ser valientes como los toreros, bravos como los toros ante un puyazo de leona, buenos amigos como las cuadrillas que dan el oportuno capotazo, de ayuda como un buen mozo de espadas, feroces como un apoderado buscándonos carteles, devotos como las madres de los toreros, selectivos como los ganaderos, audaces como las ganaderas de Zacatepec y Rancho Seco para permitirnos tirar nuestra propia suerte, y claro... felices como una chicuelina, arrojados como un farol de rodillas, elocuentes como una larga cordobesa, juguetones como una zapopina, templados como un natural, y a veces, hilamos algunos días felices como si se tratara de un pase en redondo que pareciera no terminar, abrimos el compás para sentirnos toreros, echamos la pata pa'lante si lo necesitamos, hemos disfrutado las tardes de gloria y también, hemos aprendido del fracaso por un toro al que no pudimos matar, hemos sentido vergüenza al dar un bajonazo y quedado insatisfechos por un pinchazo que no nos dejó rematar la tarde; y sí, también hemos perdido amigos en el ruedo, y aunque salieron las ayudas se nos fueron, pero regresamos la siguiente tarde, con la cara al sol para volver a lidiar al toro bravo que nos permita ser los figura de nuestra propia existencia y contarle a ese niño que fuimos y que jugaba al toro, que seguimos en la legua.


Que disfrute, que ame, que sueñe, que sienta y que viva mucho... todo con arte, pasión y dedicación. Cristian León
Que nunca se pierda la ilusión por salir adelante. Gerardo Ojeda
Gracias por no dejar de soñar y que... a pesar de todos los tropiezos y achuchones que recibió hasta llegar al día de hoy, valieron la pena, no importando lo duro que fueron, siempre lo pudo hacer. Óscar González
Nunca dudes en seguir el camino del toro, traerá amigos que serán familia y muchas tardes emocionantes, será siempre un refugio seguro. Torerita estaremos bien. Gaby Guevara
Persigue tu sueño de ser torero! Quita tus miedos! Atrévete!!! Migue Romero
Sin duda le diría que nunca deje de soñar y nunca permita que rompan sus sueños e ilusiones, que viva y disfrute sin importar los miedos y temores de los demás. Vive tu amor y afición como nadie y defiéndela hasta tu último día de vida, siempre sonriendo y pensando en que eres esa gran figura del toreo en la que siempre sueñas con llegar a ser. Marco V. Martínez C.
Que no se deje influenciar por comentarios negativos, de la vida y de los Toreros, que sólo tome lo que le sirva.. que nunca deje de ser ella misma. Paloma Chávez
Lee más, mucho más, para acercarme a la fiesta de los toros más joven, porque yo empecé el amor a los toros por las lecturas no por haber ido a la plaza. Vicente Avendaño
Naciste para ser torero, sin embargo los toros que enfrentarás no serán de Piedras Negras, De Haro o Rancho Seco, ni siquiera serán reses. Te tocará enfrentarte a toros en forma de exámenes difíciles, profesores complicados, retos por superar, golpes emocionales. Pero ten por seguro, que al final tu pondrás la estocada y saldrás con las orejas en la mano. Yirath Aguilar


¿Ustedes qué le dirían al niño taurino que fueron?

No








38 visualizaciones0 comentarios